Poker de ases

Sentarte a la mesa y que te sirvan una pareja de ases, subes preflop, todo el mundo paga, se viran las tres primeras cartas comunes en el tablero…y salen otros dos ases. Vuelves a subir…y toda la peña vuelve a pagar.

Una sensación parecida debes sentir aquí en las alturas con este poker paisajístico sobrecogedor. Ciertamente, uno no sabe a ciencia cierta dónde aterrizar con el ultraligero, porque dan ganas de hacer mil paradas: sobre los veleros que descansan en playa Francesa, en la silueta misteriosa de Montaña Clara, en la catedral de Alegranza para dormir la siesta con las pardelas, o ya directamente empotrarte en la orilla de Montaña Amarilla…

¿Quieres esta fotografía para dar vida a tu salón, a tu despacho, como regalo para esa persona cercana que ama este cráter? Solo tienes que acudir a Cebolla Salvaje (mapa) y preguntar por él (medidas, precio…): galería disponible.

Aprovecha el viaje al restaurante de Azaola, en Costa Teguise, y disfruta con alguna de las sugerencias del día.

Entrada publicada el 14 de mayo de 2018