Azaola que estás en los cielos, ¿llegaste a pensar algo cuando estabas aquí?

Al ver esta fotografía tuve que preguntárselo. Sé que no sé esperar, por eso le envié el whatsapp a hora impropia, confiando en sacarlo de sus casillas. “Oye, Azaola que estás en los cielos, ¿llegaste a pensar algo cuando estabas aquí? ¿Qué se te pasó por la cabeza? Déjame saber. No prisa en respuesta. Besitos”.

Y Azaola que está en los cielos, y en la cocina de Cebolla Salvaje a full, contestó a su modo, un ladrido irreproducible al principio, para luego ponerse poético.

– Pensé esto, botarate (lo de botarate era para mí). Toma nota: “No le temas a la muerte, teme a una vida no vivida, a una vida llena de miedo, a una vida sin felicidad ni amor”.

¿Quieres esta fotografía para darte un chute de calma cada día o regalársela a algún enamorado del Volcán de la Corona-Archipiélago Chinijo? Solo tienes que acudir a Cebolla Salvaje (mapa) y preguntar por ella (medidas, precio…): galería disponible.

Entrada publicada el 29 de julio de 2018